Cómo prolongar la vida de tus células…

Reflexiones De Vida

El TAO de la vida, el Yin/Yang, son el camino que nos llevará al bienestar integrativo. Conocer la Macrobiótica, fue la salvación para mi organismo. Comprender esta filosofía de vida, es un largo camino educativo, porque hay que tomar conciencia de quienes somos y eso para mi, es un camino en solitario. «Conócete a ti mismo» 

Voy a compartir como entiendo yo la Macrobiótica, después de leer el artículo de hoy, te aconsejo te vayas a un rincón y medita un rato. Nada es por casualidad, si hoy te llegó esta información, será que estas preparado/a para asimilar el mensaje…

(El origen de la palabra griega “macro” grande y “bio” vida significa gran vida”)

La alimentación macrobiótica define una manera de comer basada en el principio de equilibrio del Ying Yang  y consiste en una adaptación de las tradiciones culinarias de Extremo Oriente, donde alimentación, medicina e incluso espiritualidad a menudo se presentan imbricadas. Aun así, se encuentran principios equivalentes a los de la alimentación macrobiótica en la mayoría de cocinas ancestrales del  mundo entero, incluso en  las occidentales.

La macrobiótica consiste en una enseñanza global  que tiene como objetivo final el desarrollo del juicio o entendimiento humano. Desde este punto de vista, se la puede considerar como una técnica de evolución personal, de la misma manera que el yoga, el budō japonés en su esencia o las diversas disciplinas espirituales.

Fue presentada tal y como se la conoce actualmente por el pensador japonés George Ohsawa, quien consideraba que tras la mentalidad ancestral oriental hay un principio único o principio universal que permite captar de manera eficaz el funcionamiento del mundo, ayudando en la práctica a comprender y asumir las vicisitudes de la vida.

Este principio es el de la complementariedad entre el Ying y el Yang: dos »fuerzas«, antagonistas pero inseparables, que constituyen la manifestación del Uno o el Todo. Según esta visión, todas las cosas de este mundo están regidas por la dinámica permanente entre estas dos fuerzas. Y esta dinámica constituiría las leyes de la vida o, como Ohsawa la denominaba, el »orden del Universo«.

La filosofía oriental define el cuerpo, el pensamiento y el espíritu como partes de un todo. Si se come según este principio, el organismo entero se armoniza (en primer lugar físicamente y después mentalmente) haciendo que el entendimiento se vuelva más claro, capaz de percibir mejor la realidad. Así, el hecho de que una alimentación como ésta pueda mejorar poco o mucho el estado de salud, permite que también se la pueda considerar como una higiene de vida o régimen sano.

Por otra parte, Ohsawa utilizaba a menudo la palabra macrobiótica para designar, de manera genérica, un comportamiento que según él corresponde a una actitud justa (es decir, en acuerdo con las leyes de la naturaleza). Por ejemplo, calificaba al cristianismo o al budismo de enseñanzas macrobióticas, así como a ciertas personas que, sin conocer Ying y Yang, han captado intuitivamente este mecanismo o bien que han conseguido vivir de una manera libre e independiente, realizando sus sueños unos tras otros  (lo cual es, en definitiva, el objetivo que Ohsawa quería ayudar a alcanzar con su método).

En este sentido, también utilizaba el calificativo Macrobiótica para definir a las medicinas que toman en cuenta la totalidad, contribuyendo al desarrollo global del individuo, y  se interesan en curar las causas profundas de la enfermedad y no solamente los síntomas.

En definitiva, se puede definir la manera macrobiótica de comer de diversas maneras, todas ellas correctas: como un camino de desarrollo personal global, que permite mejorar el estado de conciencia, como un régimen bueno para la salud o incluso como una medicina alternativa; todo depende del nivel en el cual se la sitúa cada individuo.

Este tipo de alimentación es una aplicación biológica y fisiológica del principio del Ying  y el Yang, según el cual toda cosa está equilibrada por estas dos fuerzas respetando, en cada caso, una proporción determinada.

En macrobiótica se considera que el proceso de asimilación de los alimentos consiste en un mecanismo de descomposición realizado a través de la digestión: las sustancias ingeridas se descomponen hasta la extracción de cada elemento molecular para ser introducidos en la sangre, la cual alimentará cada célula del organismo. En consecuencia, todo alimento demasiado alejado de esta composición fija de la sangre necesitará un esfuerzo digestivo más importante, y el organismo deberá fatigarse con el fin de transformarlo, cosa que a la larga, puede acabar causando enfermedades.

Así pues, los alimentos se clasifican según estas dos categorías (Ying o Yang) y, con el fin de equilibrarlos (permitir que se acerquen cuanto más mejor a esta relación de 5/1 que la sangre necesita), uno los yanguizará (eliminará el exceso de Yin) a través de diferentes técnicas culinarias, como la cocción, la adición de sal, etc., o los yinizará (eliminará el exceso de Yang) gracias a la fermentación, la maceración…

La macrobiótica pretende hacer tomar conciencia del mecanismo que considera subyacente a este fenómeno para poder ser más precisos en caso de necesidad.

Por otra parte, también quiere atraer la atención sobre el siguiente hecho: tal como cuando se bebe demasiado alcohol el pensamiento o juicio se modifica, cualquier sustancia introducida en el organismo, –incluyendo, todos los alimentos–, produciría el mismo efecto; así, el consumo habitual de ciertos alimentos provocaría angustias, otros agresividad, otros agudizarían la capacidad de concentración, otros la debilitarían, etc.

Si el objetivo final de esta enseñanza, –y de este método–, es proporcionar la mayor libertad posible, el camino para alcanzarla reclama de manera dialéctica, una cierta concentración previa. Esta concentración debería propiciar una toma de conciencia que permita captar la importancia de la alimentación en tanto que es base de toda manifestación de vida: sin alimentación no hay vida; la calidad de la alimentación determina la calidad de la forma de vida. Una vez realizada esta toma de conciencia, se obtendría la libertad de actuar en verdadero conocimiento de causa por lo que respecta a la alimentación.

Para alcanzar este primer objetivo, la actitud que se desprende se puede traducir a través de unos principios básicos:

  • Comer 3 comidas principales y dos tentempié, y  sólo la cantidad necesaria (o ser consciente de que, fuera de eso, el resto son excesos, aunque sean bien placenteros y a menudo ciertamente necesarios).
  • Tomar alimentos provenientes del medio en el que se vive y de temporada, –éstos nos corresponderán de una manera más armoniosa, ya que el ser humano como los alimentos, también es un producto de su medio.
  • Evitar tomar demasiadas cosas extremadamente Ying con el fin de favorecer la fortificación del sistema nervioso autónomo, se considera que constituye la base de un sistema inmunitario eficaz.
  • Tomar alimentos lo menos manipulados posible, –integrales, sin abonos ni productos químicos, etc., aunque gracias a las manipulaciones culinarias los efectos de estas sustancias puedan ser parcialmente equilibrados, sobre todo si se trata de productos animales.
  • Masticar concienzudamente cada bocado. Gandhi dijo que »se deben masticar las bebidas y se deben beber los alimentos« y discernir en cada caso por qué se come, (¿Para crecer? ¿Por placer? ¿Para curarse? ¿Para evolucionar espiritualmente?…)
  • –Primero cómo paciente y después fue mi profesor el Dr. Jorge Pérez-Calvo Soler, –superé un cáncer de pecho en el año 1990–, adaptando mi alimentación macrobiótica a mi grupo sanguíneo.
  • Llevo más de treinta años aconsejando esta manera de nutrir el cuerpo humano, desde mi propia experiencia personal, puedo hablar con propiedad y sentido común.
  • Algo vital, como digo más arriba, para llegar a vivir en Salud, hay que aprender a dominar la materia, –cuerpo–, dándole justo lo necesario o sea: 40% Hidratos de Carbono – 30% Proteínas – 30% grasas.
  • Una vez más, el sentido común, nos lleva a que somos nosotros los responsables de nuestra salud y bienestar.

Para más información: 

EMAIL: rosaeste21@gmail.com

SKYPE: rosairazuste

WEB: http://www.metamorfosiscelular.amawebs.com/

CONFUCIO -

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s