¡Los recuerdos son un puente entre la mente y el corazón!

EL CORAZON Y EL CEREBRO
NEGOCIAR, PUEDE SER EFICAZ

Los recuerdos…

¿Qué bonito verdad?  Los recuerdos…, viajan con nosotros a todos lados, pero, ¿Viven en tu mente o en tu corazón?  Medita antes de contestar, analiza tus recuerdos, según vengan a tu mente, observa a tu corazón. ¿Qué sientes, alegría o  tristeza?

—En otro artículo de este blog, explicaba la diferencia entre el Hardware, el cerebro y el Software, la mente. Te lo voy a recordar por si no lo recuerdas, porque es importante entender este punto.

¿Cómo opera el cerebro del ser humano en la toma de decisiones?  

Para tomar las mejores decisiones, deberíamos saber lo siguiente:

  1. El Hardware, que es el cerebro. O sea, lo que se toca, se ve, se palpa.
  2. El Software, que es la mente. O sea, lo que no se ve: los pensamientos, ideas, creatividad, sentimientos, emociones, etc.
  3. El Programador, que es nuestra consciencia. O sea, quito y pongo todos aquellos programas que voy a utilizar según mi consciencia evolutiva. Con las experiencias vividas, deberíamos ir mejorando nuestros pensamientos.
  4. ¿Por qué hay que diferenciar el cerebro de la mente? La principal diferencia entre hardware y software es que el hardware es un dispositivo físico, algo que se puede tocar, –el cerebro. Lo contrario del software, es un conjunto de instrucciones de código instalado en el computador, que se ejecutan para cumplir una función, no lo puedes tocar físicamente, –la mente, los pensamientos. Las creencias heredadas o adquiridas están en el software. Si no cambias este programa, no podrás alcanzar tus objetivos, antes, tendrás que vaciarlo para introducir los nuevos proyectos o lo que sea que tangas que cambiar para mejorar tu vida en general.

O sea, con esta información, ya no puedo culpar al resto del mundo de mis actos y de mi infelicidad si así fuera. Al dar  este paso, dependo absolutamente de mí. Puedes haber nacido con unas creencias, cultura, etc. Pero, al ir despertando, tomando consciencia del poder que tienes en ti, podrás mejorar tu software y con ello tu hardware.

–Cuando comprendí este punto, vacié la papelera de mi software de todo aquello que me impedía evolucionar y mejorar como humanidad. ¿Comprendes el mensaje? Ojalá desde hoy, tengas más cuidado con los programas que introduces en tu software. El cerebro solo es el recipiente donde almacenamos vivencias.

cerebro

Los dos hemisferios cumplen su función y cada persona utilizará más uno que otro, pero, los dos son importantes. Para ello, debemos de saber y comprender que según sea el alimento que ingerimos, así será nuestra sangre, emociones y pensamientos.

Siempre el Yin/Yang están presentes en nuestras vidas, tú, eliges. La macrobiótica enseña, que dependiendo de que energía comamos, así somos.  O sea, todas las posibilidades están en tu cerebro, tu activarás unas u otras dependiendo si alimentas tu lado derecho o tu lado izquierdo. No es complicado, te lo aseguro.

Actualmente mi preocupación son los niños, por tal motivo me dirijo a los padres, porque ellos son responsables de que sus hijos desarrollen el sistema cognitivo, lo mejor posible. Me gusta trabajar con ejemplos, porque es una manera de llegar a todas las mentes y comprendan la importancia del alimento que entra en nuestro organismo, –formará nuestros comportamientos y  la sangre.

Todo es energía, partiendo de esta base, será más comprensible mi cometido en este campo. Ahora quiero te sitúes en la foto de arriba y observes la misma. ¿Comprendes que cada hemisferio desarrollará una función?   Bien, ahora tienes que analizar que parte del hemisferio tu  hijo tiene más desarrollado, simplemente obsérvalo. Cuando a través del estudio vas situando a tu hijo hacia la izquierda o hacia la derecha o tiene un poco de cada lado, ya lo tienes, ya sabrás como ayudarle a desarrollar aquello que más se identifica con él.  De ahí, tendrás que planificar un menú, adaptado a su grupo sanguíneo. Te repito, no es complicado ni difícil, llevo haciendo esto desde que me forme en este conocimiento, donde haciendo cambios en la alimentación, cambié la vida de miles de personas.

Ahora te pondré varios ejemplos muy sencillos para que empieces a entender lo que quiero decirte. No pienses, lee y sitúate en cada ejemplo…

–Imagínate que deseas meditar, te tomas un café o té con dos cucharadas de azúcar, te pregunto ¿tu cuerpo querrá meditar?  Verdad que te sentirás activo y con ganas de correr y hacer mil actividades. Te pongo otro ejemplo: a las nueve de la noche mandas a tus hijos que al otro día deben ir al colegio a la cama, pero les has dado de cenar: pescado a la plancha con puré, un vaso de coca cola o zumo de frutas y de postre fruta o un flan, natillas, etc. ¿De verdad crees que tendrán sueño? ¿Sabes las cucharadas de azúcar que contiene un vaso de coca cola, el zumo, la fruta, el flan las natillas? Todos son alimentos extremo yin.  Todos alimentos expansivos, o sea, comiendo así no dormirán hasta altas horas de la noche.

–Hay un estudio, donde se explica que muchísimos niños se duermen a mitad de clases, como no han descansado no aguantan las horas de clase. No prestan atención en clases, sus meriendas cargadas de donut, bollería y alimentos cargados de aditivos, azúcar, etc. Yo te pregunto ¿Cómo no van a ser hiperactivos? ¿Comprendes este punto?

—Perdona, me entusiasmo, es un tema tan apasionante para mí y lo vivo con tal intensidad, qué me he desviado del mensaje que quería mandarte hoy: los recuerdos, ¿Dónde los guardas?

Te preguntaba si al pensar en tus recuerdos, ¿te sientes alegre o triste?

Hoy, te contaré mi experiencia. Como me sigues ya sabes que en julio de este año harán cinco años qué mi hijo Daniel hizo la transición. Al principio de su partida física, sentía tristeza, eso me ocasionaba angustia, desesperación, rabia… Hasta que un día meditando ¡flas! Lo vi feliz, sonriéndome… Desde ese día deje de estar triste, porque entendí que lo que me hacia estar triste era mi apego, ¡el estaba feliz! Me di cuenta que mi corazón latía con fuerza al sentir que él ¡era feliz! Observe que mi mente me recordaba su partida con dolor, rabia y mil emociones que hacían daño a mis recuerdos. Desde ese día aprendí y comprendí que debía guardar mis recuerdos en mi corazón, donde me siento feliz al recordarles.

Cuantos recuerdos llevamos a cuesta ¿verdad? Más, cuando vamos cumpliendo años, al mirar el camino recorrido, muchos recuerdos se han ido difuminando, otros están muy presentes, pero todos, están ahí, en nuestra mente o en el corazón.

En estos dos años de pandemia he ido trasladando mis recuerdos a mi corazón, siento que ahí están calentitos. Cada día realizo alguna mudanza. Os cuento, me río mucho con este pasaje, hay algunos recuerdos feos, los aparto, los pongo en lista de espera… Después, los vuelvo a retomar y al final comprendo que en su momento, fueron feos, pero sin ellos no hubiera aprendido ciertas lecciones que la vida tenía para mí.

O sea, todos  los recuerdos, deberíamos guardarlos en nuestro corazón.

Yo a mis recuerdos, los guardo en mi corazón, son parte de mi viaje en este plano. 

Gracias por leerme, gracias por estar y ser.

Email: rosaeste21@gamil.com

Skype: rosairazuste

Os dejo este video. Consejos del Dr. Mario Alonso Puig, para vivir en el PRESENTE. 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s